Alpacas de la Tierruca – Ganadería de Alpacas de Cantabria

©Alpacas de Cantabria pilar@alpacasdelatierruca.es

Quiénes somos

Sobre nosotros

Ganadería de Alpacas en Cantabria

Soy Pili y mi pareja se llama Paco, somos una pareja como cualquier otra . Vivimos en el campo y tenemos una ganadería de alpacas en Cantabria. Cuando fuimos a Perú nos dijeron que la palabra “paco”, en lengua Quechua, significa “alpaca”. El destino parece que nos tenía reservado el ser los afortunados de poder criar a estos magníficos peludos.

Yo vivía en Madrid y cierto día decidí marcharme y cambiar el asfalto por una nueva vida en el campo. ¿Quieres un consejo?.. que nunca te digan dónde y cómo tienes que vivir.
Al principio de llegar aquí me preguntaban ¿Qué haces aquí?, pues me enamoré de una persona, de la naturaleza, de los animales, de la gente sencilla y del estilo de vida rural. En el campo, todos los días tienes trabajo y al día siguiente tienes otra vez trabajo. El horario lo marcan las horas de luz y no el reloj.

LOS GRANJEROS

Vida rural en el campo

Siempre hemos vivido en una gran ciudad rodeada de edificios, gente, prisas y ruido.

Pilar Fortes Olivera

Madrid 1968. Estudió administración en Alcalá de Henares y trabajó como oficinista desde los 17 años. El azar y su amor por los animales y la naturaleza hizo trasladarse al campo, buscando un estilo de vida rural. Una vez en marcha el proyecto de alpacas, se formó como artesana; hoy transforma el producto de la ganadería de alpaca.

Francisco Yedra

Santander 1965. Desde que tiene uso de razón vive la naturaleza practicando todo tipo de deporte,  pero su pasión es la alta montaña; viendo un reportaje sobre Perú, le vino de repente, como un golpe en la cabeza, su idea de criar alpacas. Trabaja en el departamento de calidad en una empresa y traslada sus conocimientos al mundo de la ganadería de alpaca.

Después de algunos años viviendo en un -muy- pequeño pueblo de Cantabria, Paco llegó un día con una idea que quería hacer realidad: ”–Pili, –quiero montar una ganadería de alpacas”. Lo de montar una ganadería lo entendía, pero ¿criar alpacas?, a lo que Pili respondió "¿y eso qué es?...", tuvo que ir a Google y comprobar por las fotos, que eran unos peludos animales de alta montaña.

Una Ganadería de Alpacas... Empezó a sonar muy bien.

Teníamos terreno y queríamos hacer algo que nos aportase una ayuda a la economía familiar. Pensando en el futuro y por si en algún momento nos quedamos sin trabajo, en el año 2012 la cosa no pintaba muy bien. Así fue como llegamos a tener una ganadería de alpacas, en todo momento nos negabamos a criar otro tipo de animales, casi todos eran con finales muy feos y no queríamos criar animales para después tener que sacrificarlos. Las alpacas, en este sentido, eran ideales ya que solo se les cortaba el pelo una vez al año para venderlo o elaborar productos.

Nombre Peculiar

En Perú nos dijeron que la palabra “paco”, en lengua Quechua, significa “alpaca".

En una ganadería de alpacas o en cualquier otra explotación, se trabaja si hace sol, nieve, llueva, haga frío o calor. Tenemos seres vivos y los días pueden ser tristes o felices. Salvar la vida de una alpaca después de una larga lucha de enfermedad o que se muera una cría de alpaca por un aborto. Las cosas malas que te pueden ocurrir en la ganadería de alpacas como es la nuestra, se duplican en recompensas con los nacimientos y ver las crías corriendo felices. Las alpacas transmiten ternura y paz, parece que nos ayudan a ser mejor persona y a ser más feliz.

Al comenzar con la ganadería de alpacas nos encontramos un gran problema, normalmente los animales se crían con un fin gastronómico, ya sea carne, leche, queso, yogures..., llegó nuestra primera primavera con las alpacas y nos encontramos rodeados de pelo de alpaca por todas partes. –Y AHORA… ¿QUÉ HACEMOS? ¿qué se hace con este producto?.

Siempre lo decimos y lo volvemos a decir: COMENZAMOS LA CASA POR EL TEJADO.

Animal dócil y de buen comportamiento

Las alpacas transmiten ternura y paz, nos hace ser más felices y mejores personas.

El primer año que esquilamos, encontramos varios clientes que nos compraron la fibra recién esquilada, ganamos poco con ello. Aún así, no tuvimos pérdidas, con lo que ganamos se cubrieron todos los gastos veterinarios y de alimentación de ese año y como los primeros animales que compramos estaban preñados, el segundo año íbamos a tener el doble de animales, la inversión inicial estaba cubierta ya en el primer año.

Nos apuntamos a todo tipo de cursos: Madrid, Barcelona, Asturias, Bilbao... aprendimos en un año a seleccionar, lavar, cardar e hilar fibra de alpaca, todo ello tareas artesanas que nos atraparon y engancharon a una especie de fibro-terapia.

El segundo año la mitad de la producción la procesamos de forma artesanal y el resto se mandó a una hilatura para que nos devolvieran todo el proceso transformado ya en hilo para vender. También aprendimos a usar el telar y tejer la fibra.

Por otro lado asistimos a varias ferias de animales en Francia. Fuera de España los ganaderos de alpacas , no son personas locas. Los ganaderos de alpacas son profesionales reconocidos, el asistir a estas ferias nos abrió muchas puertas y nos dimos a conocer entre los ganaderos ingleses y franceses.

Hubo una época en la que en las casas se criaban animales para servir a un fin, como cualquier otra herramienta común. A continuación pasaron a humanizarlos y tratarlos como mascotas. Y en Alpacas de la Tierruca, por fin, la convivencia es natural y sostenible, consciente, lúcida, amable.

En España y en concreto en Cantabria la gente empezó a conocernos, a escuchar la palabra “alpaca” y a vernos como una verdadera ganadería. En algunas ferias fuimos con animales a concursar en calidad de animales y fibra, ganamos varios premios, allí nos dimos cuenta que teníamos buena calidad de fibra en nuestra ganadería. Nuestro producto era bueno.

Hoy día y sin querer crecer en animales más de lo que podemos atender, nuestra producción se vende al completo entre particulares, artesanos, diseñadores y clientes textiles.

Este negocio es rentable si solo te quieres dedicar a ello, la clave está en trabajar. Nuestra idea es ser felices, ganar un sueldo, disfrutar... y eso, ¡ESTÁ CONSEGUIDO!.

Alpacas de la tierruca

Ganadería de alpacas en Cantabria. Somos ganaderos y artesanos textiles.